Características de las pilas usadas en la reparación de relojes de pulsera

En la reparación de relojes, una de las intervenciones más habituales es el cambio de pila, bien porque su carga se haya agotado o porque lleve demasiado tiempo en el reloj. Pero, ¿alguna vez te has preguntado qué hay dentro de una pila?

pilas de oxido de plata

Las pilas de oxido de plata están formadas por varios elementos:

  • Una carcasa externa, metálica, que contiene a todos los demás.
  • Un electrodo positivo de oxido de plata.
  • Un electrodo negativo de zinc.
  • El electrolito, en el se origina la reacción química que permite el paso de electrones de uno al otro electrodo. Fabricado a base de un gel denso que contiene hidróxido de potasio o hidróxido de sodio. Se aloja entre los dos electrodos.
  • Una junta que actúa como aislante entre polos y al mismo tiempo retiene el gel dentro de la carcasa.

Existen muchas marcas de pilas y de precios muy diferente, desde 0,60 hasta 20,00 € aproximadamente. Esta gran diferencia se debe a la calidad de los elementos que la forman, a la frescura de las mismas y a su tamaño. Lógicamente, una carcasa sencilla es más barata que una consistente, pero también es más débil. Unos electrodos más finos son más baratos que unos fuertes, pero su duración es menor. Con la junta sucede algo parecido: si es sencilla o de baja calidad es más barata, pero menos resistente.

Aunque se las denomine coloquialmente pilas de botón, debemos saber que el tamaño no es el mismo para todas, oscilando entre 4 y 11 milímetros de diámetro, y entre 1,25 y 5,4 milímetros de altura, aproximadamente.

Su tensión nominal es de 1,55 voltios y su capacidad de carga varía desde los 8 hasta los 160 miliamperios/hora dependiendo del tamaño y fabricante.

Los relojes actualmente tienen un consumo irrisorio, entre 0,0005 y 0,008 miliamperios/hora, por tanto la pila permanecerá por muchos meses en su interior manteniéndolo en funcionamiento. Los fabricantes de mecanismos de relojería, al diseñarlos, tienen en cuenta el consumo del mecanismo, y en base a este proveen a aquel con la pila del tamaño adecuado para que lo mantenga en funcionamiento al menos durante un periodo de doce meses sin necesidad de cambiarla. Pero esta elección se hace siempre por encima del consumo previsto y el reloj puede llegar a funcionar varios años sin necesidad de cambiar el elemento que le proporciona la energía. Y cuando se trata de mecanismos con varias funciones, si no utilizamos las adicionales obtenemos una mayor duración de la pila ya que no estamos consumiendo el mínimo previsto.

Desde el momento en el que se fabrican, en su interior se originan diferentes procesos, que se maximizan cuando se instalan en un reloj debido el consumo del mismo, entre otros la oxidación y la sulfatación y como consecuencia de la reacción química surge la generación de calor que tiende a licuar el gel haciéndolo más agresivo hacia la carcasa y la junta, que con el transcurso de los años acaba por corroer ambas, permitiendo la salida del gel, ya licuado, y los sulfatos generados en el interior.

Estos procesos químicos provocan que las pilas sean un componente con fecha de caducidad. Incluso estando almacenadas presentan una auto-descarga estimada en un 10% anual, con lo cual a los cinco años podemos considerarlas medio inútiles y a los diez fuera de servicio. Ante esto, ciertos talleres de reparación de relojes y otros establecimientos poco escrupulosos, temiendo la posibilidad de tener que desecharlas, las ofrecen a menor precio cuando tienen más de cuatro o cinco años.

También debemos tener en cuenta que en los circuitos alimentados por corriente continua, proporcionada por pilas o baterías, se produce un efecto de sulfatación de los contactos. Esto es debido a las reacciones internas que se producen en ellas, y se incrementa con el transcurso del tiempo, teniendo como consecuencia la corrosión de los contactos, razón por la que debemos acudir a nuestro centro de reparación de relojes habitual y solicitar un cambio de pila, aunque el reloj siga en funcionamiento.

Desde Repara tus Relojes os recomendamos que realicéis los cambios de pila, y cualquier otra reparación de relojes, en talleres de confianza y evitéis los establecimientos con precios sospechosamente bajos. Tened en cuenta que, por ahorraros unos euros podéis causar daños importantes en el mecanismo de vuestro reloj.

2 Comments

  1. Hola,
    me gustaría saber cada cuanto tiempo se recomienda cambiar una pila de botón, ya sea de un reloj de pulsera o de mesilla, aún cuando esta todavía funciona; ya que tengo entendido que no es del todo conveniente esperar al fin de su vida útil.
    Gracias

    • Hola Davis,

      No es conveniente dejar la pila más de 2 años en el interior del aparato. Podría expulsar el ácido que tiene en su interior y dañar seriamente tu reloj.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>